Un bombón. Un regalo que no olvidarás jamás. Un suspiro en el cuello que despierta las emociones más profundas.

Ella es un bombón. De calidad suprema. De esos cuyo sabor y aroma queda instalado en tus recuerdos esenciales. Sus fotos son verdaderas. Pero a decir verdad no le hacen justicia. Cuando abrí la puerta pensé que no podía ser verdad… y que esa mujer no me buscaba a mí. Tiene unos fantásticos ojos marrones que brillan más de lo normal, y parpadean rápida y alegremente mientras te habla… una sonrisa permanente que muestra una dentadura perfecta y te hace sentir como el tipo afortunado que comparte la compañía de la chica más simpática y agradable del lugar. Su juventud no limita en absoluto su discreción y su elegancia natural. Es simpática y muy bien educada. Su discurso es interesante y dinámico. No rehuye ninguna conversación y tiene una mente abierta que la convierte en un regalo para los sentidos. Deja hablar, sabe escuchar, y cuando llega el momento sabe también dejar las palabras para otro momento más oportuno.

Era mi primera experiencia ‘de pago’. Soy un tipo educado, amable, con buena formación. No me valía cualquiera. Necesitaba sentir que la mujer que estaba a mi lado era alguien con quien yo podría haber entablado una relación en algún lugar y en algún momento cualquiera.

Por ello, había preparado unas copas en la habitación para romper el hielo, y había puesto una lista de spotify con mis canciones favoritas. No era el típico repertorio de canciones románticas o sensuales. Eran las canciones que han marcado momentos de mi vida. Los breves intercambios de e-mails y con ella me traían muy buenas sensaciones, e intuía que todo iba a salir bien. Quería que estas canciones que oigo muchas veces me aportasen en el futuro un recuerdo agradable más.

Me hizo sentir verdaderamente bien. Respetó mi ritmo, mis deseos y supo decir que no educadamente cuando algo no le apetecía. Su acercamiento inicial, su primer beso, y el modo en que dejó caer su ropa al suelo levantó todas mis expectativas aún más. Besa bien, muy bien. Acaricia todavía mejor. Se mueve con una sensualidad fuera de lo normal. Su cuerpo es equilibrado, natural, perfecto.

Estaba morenita. Acababa de volver de unas breves vacaciones y tanto su cuerpo como sus pechos estaban perfectamente bronceados. Tiene unos pechos naturales, bonitos, de un tamaño medio, perfectamente coronados por dos pezoncitos hechos a medida por el mejor artesano del lugar… el tamaño perfecto para mi mano. Están en su punto… vamos, para comérselos. Su cuerpo está muy bien moldeado… sin un gramo de grasa… abdomen duro y piernas de amazona. Stairway to Heaven sonaba mientras se abrazaba a mí y rodeaba mi cuerpo con sus firmes y moldeadas piernas.

Los que vayáis a contactar con ella… cuidadla. Tratadla bien. Pasadlo bien con ella, pero manteniendo el mágico respeto mutuo que convierte el placer en más placer. Se lo merece. Del dinero, sinceramente, no me acordé en ningún momento. El valor de sus servicios supera en mucho lo que cuestan.

Ah… no soy su profesor, pero me habría encantado serlo. Os recomiendo que leáis su diario para que la vayáis conociendo y para que comprobéis lo bien que escribe. De palabra, y en la cama, se expresa igual de bien.

Gracias… te buscaré de nuevo si vuelvo por aquí. Has sido un regalo para los sentidos y un bautismo perfecto para mi ‘primera vez’.

 
 

(Por Gianluca, mensaje privado).


Caladita.

De paseo por ciertos foros leo las lecciones de los expertos de cómo ha de presentarse “una experiencia” a satisfacción plena de los ávidos lectores: la descripción del físico de la señorita en cuestión, son bienvenidos los detalles ginecológicos y proctológicos del asunto; relato pormenorizado de la acción con detalle de la movilidad de los contendientes; sensaciones propias y estimadas de la compañía en la consecución de sus múltiples orgasmos; calificaciones otorgadas con aproximación a entero seguido de dos decimales sin redondeo y despedida final con traca negativa, siempre se reduce a un “no volveré jamás que el dinero cuesta mucho ganarlo” o, en su caso, positiva, aquí la imaginación y variedad es más amplia, aconsejando video musical, composición foto artística, gisfs con osito panda en movimiento y un imperativo “no cambies nunca”. Esto último debe referirse a que la dama en cuestión solo viaje por los países del Euro. Una pena, Londres merece una visita.

Para dar gusto a este personal, hay que ser justos pues yo también me informo de ellos y es obligatoria la reciprocidad, diré que visitando su blog se obtiene suficiente información de la mujer que vas a disfrutar, si, disfrutar, es el verbo más ajustado y apropiado, que sus fotos, siendo ella, ni se acercan a su bellísima realidad, que su forma de actuar se recoge en sus textos – es bueno dar una lectura y repaso porque ahí va algo de su carácter, sensibilidad y comportamiento – y lo más interesante, ella misma oferta y agradece la conveniencia de un mínimo intercambio epistolar, es muy agradable determinar con ella los servicios, gustos y cita, es amable, educada y atenta, muy dispuesta a agradar. Y lo más importante, cumple con lo que señala y acuerda. Punto.

Y ahora vamos a por el cuento, mi forma de relatar, y dado que soy yo el que abona el estipendio lo haré, libre ya de ataduras y formalismos, léase el anterior párrafo, como me da la gana, puro chute de subjetividad. Es lo que hay y es como disfruto.

Ella es un bellezón. Un autentico bellezón. Pura y genuina afirmación. Verdad absoluta se mida con el canon que se quiera. Se lo dije cien mil veces y me parecieron pocas. Ojos marrones almendrados, labios perfectos, rostro fresco y hermoso para enamorarse, y cuando clava la mirada, gatuna y chispeante y te sonríe, se le ilumina la cara, irradia tranquilidad, dulzura, una tremenda hermosura. Esta mujer engancha. Une sus muchos encantos con un hilo conductor que maneja con una destreza envidiable: la voz y un deje andaluz que vuelve goloso al oído, muy goloso. Que una mujer inteligente, no creo que tardase más de dos segundos en calarme, te envuelva con la mirada, su sonrisa no forzada, la forma de estar próxima para que sientas su cuerpo y calor, una coquetería dulcísima que te desarma, y todo ello dirigido por su voz cuando te pregunta por tus deseos, como ella te susurra lo que siente, su forma de marcar el ritmo con ligeros suspiros y jadeos, como ofrece y entrega su cuerpo para que disfrutes, es todo ello una suerte, una enorme suerte que este viejo verde verderón gozó de la forma más intensa posible. Para ella, estoy seguro, debió ser muy poco, no nos vamos a engañar que aquí nos conocemos todos, pero os aseguro que intenté alejarme en lo posible de mi pariente más cercano y conocido, la momia de Ramsés, como igual de seguro estoy que ella notó el intento de saciar mi deseo, enorme deseo y vano asunto, pues aunque ella se aplicó y me agotó con sus juegos, deliciosos juegos los que me ofreció, ahora, aporreando el teclado, noto ese mismo deseo en igualdad de grado e intensidad, pero aderezado con unas gotas perversas. La próxima vez que quede con ella se lo dejaré bien claro: “Nunca más te vistas con ese cuerpo tan femenino y delicado, así no hay forma de ser un depravado”. Su presencia, calidez y ternura desarman al más taimado, servidor.

Unas pinceladas sobre lo que no es posible apreciar en sus fotografías: toma tus dedos índice, medio y anular y muy suavemente deslízalos por su cuerpo, aquí me detengo, ahí un par de círculos, allí poso los dedos y luego giro. No dejes lugar sin descubrir, sin acariciar, recorre con especial celo los que ella muestra y te ofrece. Si, coincidimos, la más fina seda es simple papel de embalar si la comparamos a ella. Cuando lo haces con los labios aquí el cerebro se detiene, te impide sobrepasar sus muslos, niega lo que los dedos ya han comprobado y no te permite bajar mucho más allá de su cercano sexo, de jovencita, de pura jovencita, de extrema jovencita, no os puedo dar más detalle, me lo tengo que mirar, estoy padeciendo y sufriendo. En su blog ella opina sobre su pecho, ya se sabe que ninguna mujer está contenta con ello pero aquí, me llamaréis exagerado, se produce un milagro, no he llegado a entender cómo consigue esa firmeza cuando lo acaricias y, al besarlo, es tierno, dulcemente tierno. Manos y pies muy cuidados, finos y bonitos ambos, interés por el detalle. Y su cabello, el natural, casi llego a enfadarme ¿cómo es posible que la injusta naturaleza otorgue tan hermosa exuberancia a una y tan poca y estropajosa a otro? Los movimientos, si antes os he contado su mirada, esta se traslada a la dinámica de su cuerpo: no anda ni se mueve, sencillamente se desliza, con elegancia, no necesita más calificativos, te envuelve. Es felina. Y también, para que lo voy a ocultar haciéndome el fino: ¡vaya culo! Lo repetiré por si no os habéis enterado: ¡vaya culo!

Resumiendo mi apreciación tras la cita, si, se resumir aunque parezca imposible: es una hermosa, hermosísima mujer que ha sido un acierto conocer y disfrutar, cuya delicadeza, dulzura, paciencia y mimo mientras te provoca placer es muy poco habitual, del resto ya os he hablado. Y si, lo afirmo, no sé como lo podré hacer pues vuelve pronto a su lugar de origen, pero a esta granadina la he de volver a ver y entonces la devoraré, sin piedad ni miramiento, insisto, sin piedad ni miramiento, que si, ansioso estoy por demostrarlo, quede aviso a quien pueda interesar o corresponder. Eso sí, cumpliré primero con lo prometido, me verá de Cabo Furriel y el correspondiente sadismo verbal, yo estoy a lo que ella mande.

Caladita.

(Por Gerundio en: http://www.guiageisha.com/barcelona/4015-roco-que-bellezon.html#post79760)


“Yo no te digo que lo superes, pero iguálamelo” quiénes hayan visto el programa de José Mota lo entenderán, pero por si hay dudas, insuperable, en datos numéricos 10/10.
El sexo de pago es lo que es, el dinero tiene un papel fundamental, sino no estaríamos hablando de sexo de “pago”, sólo 2 CHICAS de compañía, escorts, o cómo queráis llamarlas, han logrado que sienta que el dinero tiene un papel secundario, una es Laurita y otra es ella. Yo tengo claro que repetiré en cuanto ella vuelva por esta bella ciudad.

(Por Instantcrush en: http://www.sexomercadobcn.com/666136041/rocoescort-espanola-salidas-barcelona-666136041-a-t306151.html)


This is the first time I’m writing a review, it’s not something that i have ever felt I really wanted to do before but this time yes. Also there are not so many reviews but also none in English.

I’ve met her quite a few times now and each time it has been a wonderful experience each time. When considering who to meet and are looking for a GFE she is the one you want to seriously consider. Over many others she stands out on a number of levels: in her beauty, personality, intelligent and engaging conversation and she has a really nice aura about her that is a mix of innocence and endears trust. At the same time, she has the ability to engage and focus on you that really brings out a lot out of you that makes one feel comfortable as being with a long term partner yet fresh, new and exciting. I suppose it’s like an old Bon Jovi song, she is the kind of girl that you would be happy to take home and spend your life with or be in for a ‘hellava’ night…

Personality, overall a very nice person. Engaging in conversation, is able to keep you going and is very attentive, she adapts herself to your requirements and is very flexible. She is curious and wants to learn yet at the same time is able to converse without being over bearing and opinionated. She can be very cute and sweet yet push her buttons and the lioness can come out…

Overall there the only thing that I could niggle about would be the price, but you get what you pay for and she has a premium service and in my view offers fantastic value. The other point I would like to add is that the way she treats you is like a girlfriend and it’s just so easy to forget at times that she not! She’s very addictive and very good at her role, she is definitely worth the visit and you won’t be disappointed and will want to see her again and again – just remember you do it at your own risk!! J Treat her right guys and girls, she is special!!

(By Q at www.sustitutas.com)

 

Me encanta que encontréis un huequito para dedicarme palabras tan bonitas como las que me escribís de vez en cuando; no sabéis lo bien que me hacen sentir, pues me confirman lo mucho que nuestras experiencias juntos valen la pena. GRACIAS.